Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Urao’

 “Los mucus de Mérida tenían igual creencia y hacían sacrificios humanos los de Lagunillas o Mucuúnes al dios tutelar de la laguna y llamaban cuá o cuat a las culebras que veneraban como deidad de las aguas, en especial a las más grandes llamadas aún hoy “madres de agua”. (Salas. Pág. 69).

La mayor parte de los habitantes son católicos. Honran y dan culto a imágenes o representaciones de diversos santos tutelares. Las fiestas religiosas son acompañadas de procesiones, cantos, pólvora, comida y licor.

La iglesia de La Trampa fue construida en el año 1938. El primer cura que se ordenó en La Sabana fue José Trinidad Araque.

Se rumora que en La Trampa existe una bruja. Quien lo informó, de igual manera, desmintió el rumor afirmando “que eso son mentiras porque esa señora se confiesa”.

Arco

Arcoiris mañanero sobre las montañas

Hace tiempo una mujer de nombre Merceditas le pidió a un señor traerle  “agua de ceiba”, de la tierra llana, para dársela a tomar a otra mujer porque le había quitado el novio.

Las creencias aborígenes persisten, ciertas personas no salen de sus casas cuando hay arco iris porque “el orín del arco los enferma“.

El único brujo fue Goyo Vela, a quien por cierto lo mataron en el filo de El Cambur.

Cuando se va de visita a una casa, se puede llevar como presente alguno de estos alimentos: ñemas (huevos), cambures, mazorcas, queso, cuajada… y se espera recibir, como mínimo, un cafecito.

Los indígenas acostumbraban “viciar chimó”, motivo por el cual en la acción pastoral de monseñor Ramos De Lora, “prohibe el uso del chimó en las iglesias”. (Giordano, pág 35).

Se ha tenido conocimiento de un incremento en el uso del chimó entre los jóvenes, al punto que incluso le agregan sustancias sicotrópicas para potenciar su efecto.

-Salas, Julio César. Etnografía de Venezuela. (Estados Mérida, Trujillo y Táchira). Los Aborígenes de la Cordillera de Los Andes. ULA. Mérida. 1997.

-Giordano Palermo, Juan Antonio. Historia de la Diócesis de Mérida. 1778-1873. Imprenta Oficial del Ejecutivo del estado Mérida (1983).

Anuncios

Read Full Post »

Centro de La Trampa

Si el lugar que se observa en la foto pudiera hablar, qué de cosas nos contaría. Ha visto pasar el tiempo y varias generaciones de tramperos, de visitantes y turistas. ¡Qué nos diría!

Según relatos de abuelos, trasmitidos de padres a hijos, a finales del siglo XIX, vecinos de Chiguará se asentaron en el sitio donde está hoy La Trampa.
En esa época se tenía por costumbre soltar los animales en las montañas para que se alimentaran con las hierbas del campo, volviéndose cimarrones con el paso de los días en libertad.
Luego de transcurrido un tiempo, sus dueños, basados en la intuición y el tanteo, calculaban el momento oportuno para recuperar el rebaño.
En varias partidas, integradas por dos o tres personas, subían desde Chiguará a las montañas de La Trampa. Ya en el lugar, emitían gritos llamando al ganado que días antes había sido ya cebado con una mezcla de panela rallada con sal procedente de la laguna de Urao.
Reunían sus reses y las guarnecían en cercos de piedra, contando sus ganancias o pérdidas: los nuevos terneros o el engorde del rebaño o su definitivo extravío.
A raíz de que la pérdida de animales se hizo regular por el ataque de los felinos, decidieron establecerse cerca para defenderlos.  Ese hecho dio lugar a la construcción de las primeras casas, lo cual puede considerarse como la fundación de La Trampa.
Una tarde temprano recogieron el rebaño resueltos a solucionar el problema. Armaron la trampa para cazar al devorador furtivo.
Cerca de la medianoche los perros empezaron a ladrar. No pasó mucho tiempo, y en las primeras horas de la madrugada se escuchó un sonoro disparo, era la respuesta del chopo armado que descargaba su munición matando un enorme tigre.
Esta pequeña hazaña, la de sobreponerse a tal adversidad, unió más a los primeros habitantes del lugar y como recuerdo de ese hecho, nombraron el sitio La Trampa y un poco más allá, El Tigre.

Read Full Post »

7618532“Más adelante pasaron por La Sabana de indios Mucusquís o Sabaneros al pueblo que hoy le dicen La Trampa. Desde allí doblaron buscando de nuevo el valle del Chama en dirección a la Sierra Nevada. Emprendiendo el descenso, bajaron la empinada cuesta que desde esa cumbre los condujo el 29 de septiembre a la Laguna de Urao entrando por la parte de arriba de Lagunillas, cuyo valle, en lengua Mucu de estos indios, le decían Jamuén”. (1)
De esta afirmación se deduce que el conquistador Juan Rodríguez Suárez, antes de llegar a Jamuén (Lagunillas), andando por el camino indígena que venía de La Sabana, pasó por La Trampa. Él y varios de sus soldados, fatigados por el viaje y la subida, descansaron al llegar a la planada, saciando su sed en las aguas de la laguna La Pantanosa.

“…que los indios de La Sabana o Mucusquíes, fueron incorporados a la tribu de los Chiguaráes, de diferente lengua y luego llevados al lejano sitio o asiento de los Jajíes”. (2)
Igual, se concluye que estos indios pasaron por el camino que atravesaba el sitio donde posteriormente se fundaría La Trampa.

“El Visitador Oidor Alonso Vásquez de Cisneros, empleó alrededor de cuatro meses en su recorrido por las poblaciones de Estanquez, Lagunillas, La Sabana… el día 22 de julio de 1655, fecha en la que tuvo lugar la llegada a Santiago de las Lagunillas, procedente de la Sabana, el Dr. Don Juan Modesto de Meler”. (3)
Se deduce que Vásquez de Cisneros, en este recorrido pasó por el lugar donde hoy está La Trampa.

De estos relatos históricos se infiere que donde está La Trampa fue uno de los sitios de encuentro entre el sur del Lago de Maracaibo, La Sabana, Jají y Lagunillas.

(1) Márquez. Pág. 45  (Juan Rodríguez Juárez. Conquistador y Fundador de Mérida. Talleres Gráficos de la ULA. Mérida. Venezuela. 1993).

(2) Salas. Pág. 39  (Etnografía de Venezuela. (Estados Mérida, Trujillo y Táchira). Los Aborígenes de la Cordillera de Los Andes. ULA. Mérida. 1997).

(3) Villamizar. Pág. 114 (La fundación de Santiago de Las Lagunillas. Publicación del Concejo Municipal del Distrito Sucre. Lagunillas. Estado Mérida. 1983).

Read Full Post »