Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Laguna’

Joseíto, quien vivió en La Pueblita, afirmó que el señor Secundino, vecino de El Volador de Casés, fue quien construyó el tapón de cemento que represó el agua de la laguna San Bailón (aún existen vestigios de esa obra); que desde allí partía una viga de oro hacia Colombia.

Le oyó decir a sus padres que existía un sitio iluminado cuyo nombre era El Sagrario, cercano al Campanario, donde los indios iban a celebrar sus ritos ancestrales; que en Cuaresma se oía el redoble de cuatro campanas desde un lugar cercano, donde están construídas unas gradas que llevan a la montaña de más arriba; que más de uno trató de llegar a ese sitio, a través de picas,  y cuando regresaban se extraviaban y no se sabía más nunca de ellos; que una vez él se fue a cazar, matando varios animales, y estando muertos, ante sus propios ojos, desaparecieron.

Alrededor de las lagunas La Pantanosa y la San Bailón,  se mantiene la creencia de que “ellas desean tragar personas y animales“. Hace tiempo, la primera ahogó varias personas y burros a raíz de una crecida repentina causada por persistente lluvia con rayos y truenos; la segunda, atrapó una yunta de bueyes y los ahogó.

La laguna (la de Urao)… es una viejita que vive en el fondo de la laguna, donde posee una ciudad hermosa. Su marido… no vive en la laguna, sino arriba, en los cerros, ahí donde están las Piedras Sagradas que son: la Piedra de La Trampa, que es don Simón… ” (Clarac. Pág. 84).

A la laguna le gusta que le hagan ofrendas, sobre todo que le den las primicias, lo que en su caso concreto significa: los primeros huevos de una gallina, una gallina que pone por primera vez, la primera leche de una vaca o de una cabra, las primeras mazorcas de maíz, el primer miche que se fabrica o que se compra y, en general, todos los primeros frutos de la tierra al cosecharlos. Se debe agregar a esta lista el primer niño de toda mujer, sacrificio que antaño era obligatorio… Se deben hacer las mismas ofrendas a las Piedras Sagradas, mediante lo cual ellas favorecen también la agricultura y permiten además a los campesinos subir los cerros y páramos sin peligro“. (Clarac. Pág. 85).

Podemos observar que la laguna de Urao ha tenido sólo hijas hembras, es decir todas las otras lagunas… y que esas hijas, se encuentran en los Cerros Sagrados: la laguna de La Trampa está en el cerro del mismo nombre” (Clarac. Pág. 93).

El nivel del agua de la laguna San Bailón ha descendido casi hasta desaparecer, motivado a depósitos de sedimento arenoso proveniente de una colina cercana. Hace tiempo surtía agua a varias casas de Lagunillas.

-Clarac, Jacquelín. Dioses en exilio. (representaciones y prácticas simbólicas en la Cordillera de Mérida. Ensayo antropológico). Colección Rescate 2. (Fundarte) Editorial Arte – Caracas – Venezuela 1981.

Anuncios

Read Full Post »

 “Los mucus de Mérida tenían igual creencia y hacían sacrificios humanos los de Lagunillas o Mucuúnes al dios tutelar de la laguna y llamaban cuá o cuat a las culebras que veneraban como deidad de las aguas, en especial a las más grandes llamadas aún hoy “madres de agua”. (Salas. Pág. 69).

La mayor parte de los habitantes son católicos. Honran y dan culto a imágenes o representaciones de diversos santos tutelares. Las fiestas religiosas son acompañadas de procesiones, cantos, pólvora, comida y licor.

La iglesia de La Trampa fue construida en el año 1938. El primer cura que se ordenó en La Sabana fue José Trinidad Araque.

Se rumora que en La Trampa existe una bruja. Quien lo informó, de igual manera, desmintió el rumor afirmando “que eso son mentiras porque esa señora se confiesa”.

Arco

Arcoiris mañanero sobre las montañas

Hace tiempo una mujer de nombre Merceditas le pidió a un señor traerle  “agua de ceiba”, de la tierra llana, para dársela a tomar a otra mujer porque le había quitado el novio.

Las creencias aborígenes persisten, ciertas personas no salen de sus casas cuando hay arco iris porque “el orín del arco los enferma“.

El único brujo fue Goyo Vela, a quien por cierto lo mataron en el filo de El Cambur.

Cuando se va de visita a una casa, se puede llevar como presente alguno de estos alimentos: ñemas (huevos), cambures, mazorcas, queso, cuajada… y se espera recibir, como mínimo, un cafecito.

Los indígenas acostumbraban “viciar chimó”, motivo por el cual en la acción pastoral de monseñor Ramos De Lora, “prohibe el uso del chimó en las iglesias”. (Giordano, pág 35).

Se ha tenido conocimiento de un incremento en el uso del chimó entre los jóvenes, al punto que incluso le agregan sustancias sicotrópicas para potenciar su efecto.

-Salas, Julio César. Etnografía de Venezuela. (Estados Mérida, Trujillo y Táchira). Los Aborígenes de la Cordillera de Los Andes. ULA. Mérida. 1997.

-Giordano Palermo, Juan Antonio. Historia de la Diócesis de Mérida. 1778-1873. Imprenta Oficial del Ejecutivo del estado Mérida (1983).

Read Full Post »

 

Fotos 020809 031

Sol de Los Venados, atardece sobre el horizonte de La Trampa

 

Cuando el Sol de Los Venados emite sus dorados rayos se incendia el cielo de La Trampa y las nubes reflejan una paleta de colores amarillo candela, violeta y azul; espectáculo que  emula la belleza de los atardeceres larenses, con la diferencia que aquí se ve sobre los  2174 metros de altura.

Otro de los fenómenos observado desde este sitio,  es  el relámpago del Catatumbo. Rareza natural que destella al sur del Lago de Maracaibo.  Debido a la altura de La Trampa, se ve a nivel de las nubes, desde donde el salto de los rayos se repite incesantemente. ¡Es un espectáculo único, prodigioso, visto en primera fila y gratis!

El fuerte viento que se producen a finales de año es otro fenómeno natural propio de esta altura. La contínua observación a través del tiempo confirma que luego de ocurrir éste, a los pocos días, por coincidencia, se desatan fuertes tormentas en el mar Caribe; deduciéndose que esos ventarrones son el preludio de la época de los huracanes caribeños.

Otra de las cosas hermosas de La Trampa es que, casi a diario, la neblina la cobija con su blanco manto, respirándose aire puro, fresco, paramero, propio de sus 2174 m.s.n.m.

Durante el día, por calentamiento solar, parte del agua que se evapora al sur del Lago de Maracaibo es empujada por el viento, condensándose en la neblina que llega a La Trampa. Este fenómeno regular, ocurre entre las 11 a.m. y 2 p.m., repitiéndose en horas nocturnas.

La neblina sube a raudales jugueteando con la luz del sol, unas veces arremolinándose sobre sí misma y otras subiendo y bajando paralela a las montañas, mojando con sus millones de gotas todo lo que toca. Al amanecer se ve posada en la laguna La Pantanosa, allí se adormece, cubriéndola con su blanco manto.

Andando en la carretera a veces dificulta la visibilidad de los conductores, motivo por el cual se debe manejar con precaución para evitar accidentes.

 A diferencia de Lagunillas, cuyo clima es cálido, La Trampa, ubicada a escasos 20 minutos de ella, goza de un clima frío de montaña.

Cuando las noches están despejadas y es la época apropiada del año, a simple vista se observa la belleza y magnitud de nuestra galaxia, la Vía Láctea, e inumerables desfiles de estrellas fugaces.

¡Qué días y qué noches se disfrutan en La Trampa!

Read Full Post »

15072961

Subida para acceder a La Trampa de arriba. Del lado izquierdo se ve el muro de contención de la laguna La Pantanosa

La Trampa de abajo, la vieja o grande, allí se construyeron las primeras casas, lo cual puede considerarse como el nacimiento del pueblito.

Antiguos dueños de casas: Donde vive Tomasito era de Tomás Rojas. La de Altidoro era de Jesús Rojas Vielma. La de Justino era de Manuel Rojas Vielma, de Belén. Donde funcionó el botiquín era de Encarnación Ortega.

La Trampa de arriba, también nombrada El Regocijo y cerca de la laguna La Pantanosa, La Trinchera.

La casa donde funciona la bodega Palermo era de Manuel Uzcátegui. Al frente, donde Linda, había una casa de techo de paja perteneciente a Jesús Ibarra. Donde vive Iria era de Ismael Valero.

En El Tigre vivió Leongino Guillén y María Pernía.

La placita Bolívar la construyó el maestro Ángel Antonio Ramírez en 1974.

En El Rincón vive Ramón Rojas y Sixta García. El Rincón es “… una propiedad colectiva, herencia o sucesión de una familia extendida. En este terreno está la casa principal de esa familia, más varias casas individuales de parejas, las cuales trabajan la tierra del rincón individualmente”. (1)

(1) Clarac, Jacqueline. Pág. 25.  [Dioses en exilio. (Representaciones y prácticas simbólicas en la Cordillera de Mérida. Ensayo Antropológico). Colección Rescate 2 (FUNDARTE). Editorial Arte. Caracas. Venezuela 1981].

Read Full Post »

7618532“Más adelante pasaron por La Sabana de indios Mucusquís o Sabaneros al pueblo que hoy le dicen La Trampa. Desde allí doblaron buscando de nuevo el valle del Chama en dirección a la Sierra Nevada. Emprendiendo el descenso, bajaron la empinada cuesta que desde esa cumbre los condujo el 29 de septiembre a la Laguna de Urao entrando por la parte de arriba de Lagunillas, cuyo valle, en lengua Mucu de estos indios, le decían Jamuén”. (1)
De esta afirmación se deduce que el conquistador Juan Rodríguez Suárez, antes de llegar a Jamuén (Lagunillas), andando por el camino indígena que venía de La Sabana, pasó por La Trampa. Él y varios de sus soldados, fatigados por el viaje y la subida, descansaron al llegar a la planada, saciando su sed en las aguas de la laguna La Pantanosa.

“…que los indios de La Sabana o Mucusquíes, fueron incorporados a la tribu de los Chiguaráes, de diferente lengua y luego llevados al lejano sitio o asiento de los Jajíes”. (2)
Igual, se concluye que estos indios pasaron por el camino que atravesaba el sitio donde posteriormente se fundaría La Trampa.

“El Visitador Oidor Alonso Vásquez de Cisneros, empleó alrededor de cuatro meses en su recorrido por las poblaciones de Estanquez, Lagunillas, La Sabana… el día 22 de julio de 1655, fecha en la que tuvo lugar la llegada a Santiago de las Lagunillas, procedente de la Sabana, el Dr. Don Juan Modesto de Meler”. (3)
Se deduce que Vásquez de Cisneros, en este recorrido pasó por el lugar donde hoy está La Trampa.

De estos relatos históricos se infiere que donde está La Trampa fue uno de los sitios de encuentro entre el sur del Lago de Maracaibo, La Sabana, Jají y Lagunillas.

(1) Márquez. Pág. 45  (Juan Rodríguez Juárez. Conquistador y Fundador de Mérida. Talleres Gráficos de la ULA. Mérida. Venezuela. 1993).

(2) Salas. Pág. 39  (Etnografía de Venezuela. (Estados Mérida, Trujillo y Táchira). Los Aborígenes de la Cordillera de Los Andes. ULA. Mérida. 1997).

(3) Villamizar. Pág. 114 (La fundación de Santiago de Las Lagunillas. Publicación del Concejo Municipal del Distrito Sucre. Lagunillas. Estado Mérida. 1983).

Read Full Post »